viernes, 22 de agosto de 2008

God save the King

En estos últimos días me apetece más escuchar música, mientras leo y traduzco las letras, que escribir o... pensar. Además, como ya soy mayor y he aprendido (me han enseñado) a colgar vídeos en mis entradas del blog, me resulta de lo más entretenido recordar la música que más me emociona y, si el youtube tiene a bien, ofrecérosla calentita.

He disfrutado numerosos grupos, solistas y canciones hermosísimas, pero a pesar de mi idolatrada Queen, hoy quiero traer aquí a otro miembro ilustre de la monarquía musical: King Crimson y uno de los Lps más inquietantes y admirados que -dentro de mi ignorancia infinita- he escuchado en mi vida.

La portada del vinilo no tiene desperdicio.
La letra de la canción es, tal y como diría mi profesor de Filología hispánica, "acojonante". Ahí os dejo la original y la traducida.

Epitaph

The wall on which the prophets wrote
Is cracking at the seams.
Upon the instruments if death
The sunlight brightly gleams.
When every man is torn apart
With nightmares and with dreams,
Will no one lay the laurel wreath
As silence drowns the screams.

Between the iron gates of fate,
The seeds of time were sown,
And watered by the deeds of those
Who know and who are known;
Knowledge is a deadly friend
When no one sets the rules.
The fate of all mankind I see
Is in the hands of fools.

Confusion will be my epitaph.
As I crawl a cracked and broken path
If we make it we can all sit back
and laugh.
But I fear tomorrow I'll be crying,
Yes I fear tomorrow I'll be crying.
(traducción al español)
La pared sobre la que escibieron los profetas
se está resquebrajando.
Sobre los intrumentos de muerte
brilla resplandeciente la luz del sol.
Cuando cada hombre se desgarre
entre pesadillas y sueños,
¿es que nadie depositará la corona de laurel,
mientras el silencio ahoga los gritos?

Entre las puertas de hierro del destino
fueron sembradas las semillas del tiempo,
y regadas por las acciones de aquellos
que conocen y que son conocidos;
La sabiduría es un amigo mortal
cuando nadie fija las reglas
veo que el destino de toda la humanidad
está en manos de locos.

La confusión será mi epitafio.
mientras me arrastro por un sendero roto y resquebrajado.
Si logramos llegar nos podremos sentar a descansar
y reír.

Pero me temo que mañana estaré llorando.
sí, me temo que mañana estaré llorando.
Las conclusiones las sacáis vosotros, ya dije que tengo la pereza subida, yo prefiero quedarme ahí, al borde de ese sendero, dejándome llevar.

Mira que salir monárquica a estas alturas...

Más sobre el Rey su desquiciada corte...



2 comentarios:

karmen-jt dijo...

Uf! creo que hacía como 20 años que no escuchaba a King Crimson!! Gracias por traerlo para poder disfrutarlo de nuevo, la verdad es que vendí sus vinilos con el paso del tiempo para comprar otros, y ahora me arrepiento. Eran auténticas joyas.
Un saludo.

Salam dijo...

¡Gracias, Karmen, a ti por pasarte por mi casa a escuchar música, la próxima vez avisa que te preparo unas tapitas en condiciones!
King Crimson me atrapó por el pavor que me daba la portada, creo que fue de las primeras veces que me pudo más la curiosidad que el miedo y luego me enamoró. Según he leído después, no es su mejor disco ni mucho menos, pero a mi siempre me fascinará y traerá buenos recuerdos. ¡El comienzo de la adolescencia!

Aquí tienes tu casa.

Un beso.