lunes, 10 de noviembre de 2008

LA FUGA (Rescatado, 2005)

Os aviso, este año, sí, con tiempo, para que meditéis y participéis si os apetece, sobre la Fuga, sin necesidad de pervertirla, ni con tradiciones casposas ni con novedades gamberras. En 2005 no conocía muchos datos sobre este acto originado en los años 20, el día de San Diego, cuando jóvenes estudiantes marchaban hacia la ermita del citado santo y allí preguntaban al oráculo cuántos cursos iban a repetir, así que, con los enlaces que incluyo en esta revisión, ofrezco más información sesgada, porque sólo opinan los "mayores" y eso le quita frescura y equidad al asunto.

Este año cae en jueves -excelente escusa imagino-, para convertir un puente en un acueducto, así por arte de magia...

Este año también yo soy estudiante de nuevo... ¡qué vueltas da la vida! Así que, tal vez mañana , pueda contaros qué se cuece por las castillas en cuanto a movimientos estudiantiles.


Allá va el texto recuperado de hace tres años:

Fechas circundantes al 13 de noviembre

A ver, me encuentro con situaciones de una espontaneidad que asombran y me dispongo a divulgarlas sin ánimo alguno de sermonear o alimentar mentes divagantes...

Disculpad que esta refrescante o desalentadora historia (depende de cómo se analice) haya llegado a mis oídos tan crujiente. Resulta que el próximo día 13 de noviembre (es decir el domingo viene), toca “la fuga” en las Palmas de Gran Canaria. Suceso que profesores, padres y algunos alumnos y la prensa en general..., temen más que a la ley de propiedad intelectual.

¿Una fuga? ¿De dónde? ¿Hacia donde? ¿Por qué? ¿Quienes?

Los alumnos de la universidad, un incierto día (mi informadora y yo no sabemos la facultad que inició el movimiento ni la fecha concreta), decidieron que la vida era mucho más hermosa y enriquecedora fuera que dentro de las aulas y se marcharon todos. TODOS. Debió ser allá por ese trece mágico de noviembre y de ahí que ronde el cosquilleo huidizo los mediados de este otoñal mes. Me cuentan que la cosa no es nada rígida, de hecho, el trece este año cae en domingo por lo que con buen criterio, no tienen los alumnos problema alguno en pasar el evento al lunes o incluso comenzar el fin de semana el viernes o, mejor aún, por qué no puentear la fuga y largarse con viento fresco el mismo jueves, osea mañana.

Se trata de que esta escapada isleña se contagia a todos los centros de estudios, por tanto, institutos y colegios se van sumando a tamaña migración. Cuentan con total desparpajo y desinterés que los profesores alarmados tratan de poner “a ojo” exámenes y trabajos por estas fechas... de ahí la flexibilidad organizativa que mueve el trece al quince o al dieciocho sin pestañear, bandeando exámenes como si fueran bolas de nieve. Algunos escapistas famosos lideraron fugas de hasta cinco días lectivos, y bordan con maestría el hacer casar la cita con un viernes presumiblemente agotador.

Como broche final os cuento que los que no lo deis por cierto habréis encontrado un fallo a tan solidario y global plante, ya me lo imagino, porque yo también caí recordando al típico empollón, agobiado por las notas, que se niega a despegar el culo del pupitre... no vaya a ser que otro como él se vaya a quedar en clase y se tomen represalias.

Bien, lo tienen todo controlado:
-Se organizan saraos y comilonas para tener controlado a todo indeciso y pasar lista si es menester. Por supuesto se le da de comer y se le divierte, estaría bueno.
-Mejor aún y más eficaz y tranquilizador método es quedar a las ocho y comprobar que ese despistadillo que hacía dudar al empollón también está en la quedada, que se va con él (de la manita si eso le termina de convencer) y nadie que no sea bedel o profesor va a dar la nota presentándose en la clase semejante día... (o semana). Los profesores aparcan sus coches, recogen sus maletines y penetran en colegios, institutos y universidades, notan un silencio extraño, sus peculiares formas de pisar la solería de los pasillos camino de las aulas, despiden ecos que parecen carcajadas. El desplante está en marcha. Les tiemblan los orgullos y las conciencias, se quejan de que así no hay quien saque provecho de un alumnado y exigen a directores y tutores las reprimendas y represalias requeridas.

Yo no fui una estudiosa ejemplar, yo no permanecí demasiado tiempo en los pupitres como para dar lecciones ni sacar conclusiones catastrofistas. Sí me quedo con algo que no puedo remediar al calificarlo como MAGNÍFICO: esa capacidad de reunión, de agrupación y organización, esa intensidad repetida de una idea que los hace libres, dignos a sus propios ojos, al menos por unas horas, unos días, en la efímera carrera educativa, ni que contar de las otras: la laboral, la social, la
del individuo que debe votar (o no) y asumir lo que le viene encima.

Recuerdo haber disfrutado de un grupo de amigos amplio y noble, dispuesto a defenderme y defender sus ideales inocentes tanto en el colegio como en el instituto. En la Universidad la realidad me aplastó contra el Derecho Romano y nunca más volví a sentir que el grupo, la juventud estaba unida, sentía unida y nada ni nadie la corrompería.

Tal vez este ejemplo de deserción escolar masiva se deba tomar como reflexión más seria por parte de padres, profesores, gobernantes, incluso por mí que ¿lamento? decir que me fascina. Tal vez debamos pensar que algo no va bien cuando los alumnos, sin fisuras, sin desmarques ni esquiroles, se marchan, se fugan de eso que nos hacen llamar cultura y que yo llamo Adocenamiento.

Tal vez todos deberíamos fugarnos de esta sociedad a esa otra que ronda nuestros sueños, devolviéndole a nuestra inocencia perdida lo que nos robaron, la capacidad de decidir, de crear, de compartir, de luchar unidos, de reír y divertirnos, ajenos a lo que algunos pretenden para nosotros.

MAÑANA COMIENZO YO MI FUGA PARTICULAR Y ABANDONO MIS TAREAS DOMÉSTICAS Y ESTUDIANTILES Y HUYO A UN PARAÍSO DONDE NADIE ME LLAME. NO ESPERÉIS QUE REGRESE HASTA DESPUÉS DEL TRECE DE NOVIEMBRE. ESO SÍ, YO NO PIENSO TIRARLE HUEVOS A NADIE QUE ESTÁN CARÍSIMOS Y ENCIMA SON PRODUCTO DEL MALTRATO ANIMAL Y DE OTRO TIPO DE ADOCENAMIENTO, EL DE LAS GRANJAS DE CRÍA INTENSIVA.

(Por cierto, debido a la rapidez con que he tenido que elaborar este escrito y que San Google no tiene a bien darme datos concretos sobre esta marea juvenil, si alguien conoce que estos hechos se repitan en otras partes del territorio español, ¡por favor! que nos lo cuente, y si sólo se da en Canarias, pues también ¡por favor! que los protagonistas nos escriban para ilustrar mi meteórico artículo. Pido disculpas si en algo me equivoqué o si olvidé anécdotas imprescindibles.

Aquí tenéis vuestro foro para volcarlas y cumplimentar los vacíos que yo haya dejado)

¡FELIZ FUGA QUERIDOS ESTUDIANTES CANARIOS!

1 comentario:

Eme Navarro dijo...

Meme al canto. Va de libros y quien mejor que tú.

http://www.emenavarro.es/archives/171