martes, 12 de agosto de 2008

PAUL NEWMAN, INDOMABLE HONESTIDAD


Qué reto escribir sobre ti: un personaje que en vida ha llegado a ser un mito. Ya sé que lo odias, ten paciencia, porque no encuentro otra manera mejor de mostrarte mi respeto y mi admiración. ¿Que tenía que habértelo dicho antes? ¿Que ya no tienen mérito cumplidos ni distinciones? Es que no me hubiera atrevido jamás a perturbar la intimidad de tu espacio, ni creo que le hubieses dedicado ni un segundo de tu tiempo a mis elogios, por sinceros que fuesen.


Aprovecho ahora para ponerme sensible y contarte que te recuerdo desde mi más tierna infancia, y que te tengo el cariño que se le profesa a ese familiar lejano que siempre aparece con la más increíble de las sonrisas, dispuesto a que asimiles su trepidante vida sin ofrecer un solo consejo.

Obnubilada por el glamour del Universo Hollywood, consideraba que uno de sus dioses tendría, como los demás, los pies de barro. Año tras año, has recibido con igual escepticismo laureles o críticas. Ochenta y tres, en los que has ratificado tu manera de ser. Viviendo como te ha dado la real gana, otros antes que yo ya desplegaron documentación en cantidad suficiente como para que suelte yo hoy aquí el rollo de tu biografía. Aunque he de decir, divertida, que preferiste siempre domar un Porsche que un guión, por excelente que te lo encontrases.


Cada vez que anunciaban estrenos de cine o televisión en los que tú formabas parte del elenco de actores, acrecentaban mis expectativas con la total seguridad de que si no atinabas con la interpretación –y mira que eso es raro-, me regalarías cualquiera de tus cínicos gestos o tus francas carcajadas. Si el argumento requería tanto sobriedad, como la borrachera más corrosiva, solías traslucir, de cosecha propia, un ademán, cúmulo de sabiduría en el que parecías reconocer que el éxito y el fracaso no eran otra cosa que las dos caras de una misma moneda, y ahí tienen –escasos pero no por eso apreciados lectores-, otro pellizco más de tópico.

Pensar en ti sin zambullirme bajo tus ojos infinitos de azul irisado, tu perfil armonioso o tu delgada figura, siempre dispuesta a la carrera, a la lucha, sudorosa, golpeada, implacable o arrasada por supuestas vidas terribles, es un esfuerzo hipócrita, por mucho que te duela. Paul Newman, has sido un ejemplar endiabladamente hermoso, con un pacto firmado por un Dorian Grey completo, sin lienzo que ocultar. De ahí que los miserables mortales, buscásemos algún fallo en tu interior, porque ¿nada hay que estropee tu contundente esencia? ¡Qué idiotez! No me importa si esto o aquello pudiste haberlo hecho mejor. Eres un hombre que ha cumplido su destino sin asomo de prepotencia. ¿Satisfecho? no lo sé, no te conozco tanto.


Sí, quiero aprender de tus pasos, porque apechugaste cuando vinieron malas, porque trataste de vivir sin ofender y porque, ¡maldita sea! Te nos vas sin reclamar esa parte del Olimpo de los dioses que te mereces, aunque sólo fuera que por guapo, pero mal que te pese, sabemos que no sólo esa es tu mejor cualidad.


Contigo aprendí lo que es una traición, a esquivar un derechazo y darlo cuando hay que defenderse; aprendí a reírme de los errores, antes de los míos que de los demás, a mirarme en un espejo y verme por dentro, aprendí que amar es una pelea a muerte contra el egoísmo y el dolor, a luchar siempre contra lo injusto, sin pensar en el final del combate y mucho menos si el rival es más grande y jodido que tú. Aprendí a silbar mientras sacudes el polvo del camino, pero también a regresar a por lo que más necesitas. De trucos de cartas o humeantes alcobas, ni hablamos…


Gracias a tí, he sabido lo que es la dignidad.

FUENTES:
-The Scott Newman Center
-Newman`s Own
-GOOGLE
-Maravillosas imagenes de la Galería fotográfica de CINEOL.NET
-TIERRA DE CINÉFAGOS
-DREAMERS.COM
-PAUL NEWMAN EN LA WIKIPEDIA
-ALOHACRITICÓN
-FILMAFFINITY
-PORTALMIX, BIOGRAFÍA DE PAUL NEWMAN
-EL MUNDO, MOTOR

4 comentarios:

karmen-jt dijo...

¿Donde hay que firmar?
Suscribo cada una de tus (inteligentes) palabras. Siempre he admirado a Paul Newman, por su persona, por su carácter, por su profesionalidad, por su sonrisa, y por esa mirada... No creo que vuelva a haber un actor que reúna todas esas cualidades.
Un beso.

Salam dijo...

Poco a poco se nos van referencias tan grandes que me siento desamparada en alguna medida y quería dejarle aquí cosido mi cariño y mi admiración.

Genial si además, surge espontáneo un rinconcito en el que recordarle.

Besos.

Anónimo dijo...

MUY LINDA PAGINA LA VERDAD.CREO QUE PAUL NEWMAN ERA ÚNICO,EL MÁS GRANDE ENTRE LOS GRANDES,UN CABALLERO INDISCUTIBLE,TAN GUAPO QUE DUELE,DE MUY LINDO INTERIOR,SENCILLO,SOLIDARIO,LEAL Y ADEMÁS MUY BUEN ACTOR.......
¿CÓMO PODRÍA ENGAÑARNOS CON ESA SONRISA,SI MÁS SINCERA Y ESPONTÁNEA NO PODÍA SER?
Y....CON QUÉ DIGNIDAD SE NOS FUÉ...........
DESCANSA EN PAZ PAUL LEONARD NEWMAN.
27-09-08

Salam dijo...

Bien dices, "anónimo". Que descanse en paz en todos y cada uno de los corazones que le guardaremos para siempre con admiración y afecto.

Aquí tienes tu casa.